EL VIAJE DE MEZCAL BUEN VIAJE

“Encuentra el contacto con lo sagrado”

Cuando Eugenio Maillefert y Martín López, tuvieron su acercamiento con el mezcal, hace poco más de 5 años,  no pensaron que iniciarían algo más que un buen viaje.

El primer acercamiento fue como profesionales en la publicidad con la invitación a un Pitch (término que se utiliza en el mundo del marketing y la publicidad para participar en un tipo de licitación entre agencias) en este caso el Pitch era para una  marca de mezcal industrial.

Fueron tres meses arduos de investigación para conocer la categoría y saber como funcionaba la industria del mezcal, investigaron  marcas, procesos de elaboración y se dieron cuenta que el mezcal era una bebida que tenía mucha conexión con la cosmogonía de las  comunidades y la naturaleza misma, aunado a eso, Eugenio y Martín estaban iniciando la búsqueda de su camino espiritual, por un lado Eugenio tenía acercamiento con la cultura de los Queros y Martín con la cosmogonía maya.

No obtuvieron la cuenta, lo cual fue un alivio para ellos ya que a ninguno de los dos le vibraba de todo el proyecto competido, menos cuando ya se habían adentrado a conocer el misticismo del mezcal.  Perdieron un proyecto pero a cambio obtuvieron el conocimiento de la riqueza cultural y mística del mezcal,  y es en ese momento cuando este par de amigos decide incursionar en el mundo de la bebida espirituosa.

Paso casi un año y a la par que definían cada uno de los elementos que daría vida a su creación, decidieron cerrar su agencia de publicidad y dedicarse completamente a su marca; una decisión difícil pero como dice Eugenio: “Cuando estás con el corazón seguro de donde quieres ir, no importa lo demás, … por más miedo que halla, tienes que seguir el corazón y no la razón , dejando tu  zona de confort … por que ahí, es donde está realmente la vida, es cuando realmente empiezas a vivir”.

Ellos están seguros que al iniciar este viaje en el mundo del mezcal se dieron muchas conexiones y coincidencias; especialmente cuando conocieron al que ahora es su maestro mezcalero, quien les mostró el ritual y los acercó al misticismo que envuelve a esta bebida mágica; desde pedir permiso al maguey para ser cortado hasta poner la cruz de madera al tapar el horno donde se cuecen las piñas de maguey.

Martín López y Eugenio Maillefert

Martín López y Eugenio Maillefert

Eugenio platica sobre la anécdota de como una espina de maguey se le entierra en la pierna perforando una vena, episodio que ocurrió una madrugada mientras tomaban fotos, dice Eugenio que en ese momento solo alcanzó a sentir un inmenso dolor que le hizo creer que había sido mordido por una serpiente; pensamiento que se desvaneció  en cuanto se le acercó al maestro mezcalero y con una palmada en el hombro le dijo: “Uyy la planta quería probar su sangre”.

Tal vez por esa experiencia Eugenio interpreta ahora que el  ritual de hacer mezcal termina atrapando el alma del  maguey en una botella. “La planta sacrifica su vida,…ella da su vida, luego se hace todo un ritual, se mete al fuego, se machaca y por medio  de la destilación, por medio de los vapores es como el espíritu llega a la botella y es lo que tomamos, el espíritu de la planta (maguey) . Es por eso, que cuando se toma, se toma con mucho respeto”

La marca de Eugenio y Martín tiene un distintivo importante, más allá de la variedad de sus agaves que maneja tales como Bicuixe, Madrecuixe, Tobalá, Arroqueño Tepeztate y Espadín.

En palabras de Eugenio ese buen viaje  “son cosas que nos han pasado en el camino , el colibrí por ejemplo tiene mucho significado: Cuando empecé con mi camino espiritual, llegó a mí, el colibrí, aprendí que es un animal de poder, además es un gran mensajero y resulta que en el mundo del mezcal  es un polinizador (de los agaves), una conexión más de nuestro viaje con el mezcal”  … la botella es negra por la alusión al barro negro de Oaxaca, además de su color negro el barro tiene destellos platas sobre todo cuando lo vez con la luz del sol, por eso es que nuestra botella es negra y con vivos plateados.” 

Botellas negrasBuen Viaje es el nombre del mezcal, palabras que no salieron solo por aludir el viaje que emprendieron para conocer todo de esta bebida centenaria, sino por una anécdota que les sucedió llegando de su viaje de Oaxaca… “El nombre surgió de una forma interesante, fue en el restaurante Los danzantes, cuando celebrábamos con Martín haber conocido a nuestro maestro mezcalero, ahí pedimos un mezcalito, recuerdo que pedí un Tobalá de la marca Danzantes y unas tlayudas para festejar. En ese momento tomamos el mezcal y como a los 5 minutos fue como tener un sentimiento de despertar; acabábamos de regresar de Oaxaca, tenía vivos todos los recuerdos de lo vivido,  la experiencia del piquete de la espina; conocer el proceso místico de la elaboración del mezcal, cada persona, cada olor…  ahí fue cuando entré en una paz, nunca había sentido esa paz  tan rica, tan placentera como en una estado de conciencia, como en un viaje, ahí dije la expresión, ¡Que buen viaje! es esto del mezcal. Y ahí conectamos con el nombre y coincidimos en que ese sería”.

Y no dudo que haya tenido esa sensación, por que el mezcal es mágico y químicamente comparte junto con la cannabis algunos terpenos y otros elementos químicos que actúan como ansiolíticos y relajantes.

logo

En este viaje de 5 años, como todos los emprendedores en México, han tenido sus problemas, uno de ellos fue mantener el stock del producto en los restaurantes, al ser publicistas optaron por  lo que más sabía hacer, crear un concepto, contar una historia verdadera y posicionar una marca dirigida a chefs ya que ellos fueron parte importante que reconocieron un mezcal de calidad en Buen Viaje, y además son los embajadores que lograron poner en alto a la categoría

Sin duda el Mezcal Buen Viaje tiene como misión principal preservar el misticismo que envuelve al mezcal y a sus creadores.

Hace algunos meses presentaron un libro y la edición dualidad.

¿Cuál es el viaje que más te inspira, aquel que no desearías que terminara jamás? Buen Viaje explora esta pregunta a través de sus ediciones limitadas. La más reciente, resultó de ver hacia el interior y de una aventura en el desierto.

Edición dualidad

Edición dualidad

Dualidad está formada por 100 cajas numeradas, cada una contiene dos botellas de mezcal Tepeztate, un agave silvestre que tarda 30 años en crecer y madurar, 30 vueltas al sol, 10,000 amaneceres, el vuelo de infinidad de colibríes y criaturas que polinizaron esta planta mágica antes de ser cosechada. El mezcal está elaborado artesanalmente por el maestro mezcalero don Felipe Cortés en Oaxaca, respetando las antiguas tradiciones y de la misma forma en que su abuelo le enseñó a su padre, y su padre a él, siguiendo la línea por generaciones.

Las dos botellas están intervenidas por el celebre artista mara’kame Ramón Carrillo con arte Wixarika (que por lo común se conoce como huichol). El maestro don Ramón ha colaborado con talentos de la talla de Francisco Toledo, y su obra ha participado en subastas internacionales en las que también hubo obra de Salvador Dalí y Pablo Picasso, entre otros. Para poder degustar este elixir como se hacían en los antiguos rituales sagrados hace más de 3,500 años, cada caja contiene dos jícaras naturales intervenidas por el mismo artista.

Este viaje, el de Dualidad, no podría estar completo sin compartir con otros viajeros la visión y la manifestación del mito del Buen Viaje, a través de un libro, un arte-objeto único que contiene diversas manifestaciones artísticas. El libro Buen Viaje fue un ensayo de creatividad: su manufactura incluye diversos tipos de papel; la primera hoja de cada libro es de papel de agave, hecha especialmente para el proyecto en los talleres de Arte Papel Vista Hermosa de Etla, Oaxaca. Este papel era el que se usaba en los antiguos códices ancestrales para contar la historia de nuestro orígenes. El libro cuenta el mito del Buen Viaje, la fantástica historia de la creación de la humanidad a partir de los primeros seres originarios y la misión de viajar a la luna para encontrar la semilla de maguey y sembrarla en la tierra para crear este elixir, la misma fue co-escrita con Jorge “Meteoro” Martínez, inspirada en los viajes vividos con los abuelos sabios de diferentes etnias. Además personajes del mundo del arte y la gastronomía colaboraron también con su visión del mezcal: el enólogo Hugo D’Acosta escribió el prólogo; el chef Ricardo Muñoz Zurita, y los gastrónomos Claudio Poblete y Pablo Ferrer escriben sobre la cultura y gestación del mezcal, afirmando su lugar preponderante entre las bebidas espirituosas más complejas del mundo. El viaje literario y artístico de Dualidad no estaría completo

Portada Libro

Libro buen viaje

Les compartimos el video de los guardianes del mezcal Buen Viaje.

Respecto al llamado “boom” del mezcal, así como el futuro de esta bebida muy mexicana, Eugenio lo ve con buenos ojos:

“…Me parece estupendo que haya un boom, que la categoría vaya subiendo, pero ojalá que no se cieguen por la cuestión económica, si no que se cieguen más bien por la cuestión de lo que representa la  tradición milenaria de los ancestros,  de lo que los maestros mezcaleros han hecho, del  valor del mezcal,  de como se produce”… el futuro del mezcal, yo lo veo que crece, está creciendo cada año, creo que estrategias de marca hay muchas, ojalá  que por un tema monetario no se empiece a industrializar de una forma que ya no haya vuelta atrás y se extinga alguna especie de agave o que se pierda una tradición milenaria  

Lo puedes encontrar en la página de la marca www.mezcalbuenviaje.com/ y en la principales tiendas y restaurantes gourmet

Te invitamos a que conozcas más de los viajes de Buen Viaje  en www.encuentrosdejicara.com

Si buscas el contacto con lo sagrado. Bienvenido, estás empezando un Buen Viaje.

 

Comentarios
Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *